Por José Gómez

La activista por los derechos de los niños, Malala Yousafzai, se presento ante la asamblea de las naciones unidas, poco después de ser la terrible victima de un terrible ataque talibán. Alejándose de ser una joven niña paquistaní con vulnerabilidad. Levanto su voz por los derechos y la educación de todos los niños, ante su familia y cientos de presentes.

13008047475_f6a8232869_o.jpg    Malala Yousafzai: (fotografía de southbank Centre, Creative Commons)

La defensora comenzó su discurso agradeciéndole a todos los allí presentes, desde los diputados de diferentes países hasta los médicos que salvaron su vida.

 

Yousafzai dijo, “Ni siquiera odio al Talib que me disparó. Aun si tuviese un arma en la mano y él estuviese delante de mi, no le dispararía. Esta es la compasión que he aprendido de Mahoma -el profeta de la misericordia, Jesucristo y Buda. Este es el legado de los cambios que he heredado de Martin Luther King, Nelson Mandela y Muhammad Ali Jinnah. Esta es la filosofía de la no violencia que he aprendido de Gandhi, Bacha Khan y la Madre Teresa. Y este es el perdón que he aprendido de mi madre y mi padre. Esto es lo que mi alma me dice, ser pacífica y amar a cada uno”.

“Mis deseos y sueños siguen siendo los mismos”. Malala pensó que la silenciarían, pero se han levantado miles de voces a consecuencia de lo sucedido.

Malala expresó no estar en contra de nadie quiere seguir luchando por los derechos de todos los niños sobre todo los hijos de extremistas del Talibán.

“Queridos compañeros, hoy me estoy centrando en los derechos de la mujer y educación de las niñas, ya que son los más sufren. Hubo un tiempo en que las mujeres activistas sociales pidieron a los hombres defender sus derechos. Pero, esta vez, lo haremos por nosotras mismas. No digo a los hombres que caminen lejos de hablar de los derechos de la mujer más bien me estoy centrando en las mujeres a ser independientes para luchar por sí mismas”.

La joven defensora de los derechos humanos, concluyó con unas emotivas palabras,“Un niño, un maestro, un bolígrafo y un libro puede cambiar el mundo. La educación es la única solución. La educación es primero.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s